25 sept. 2013

PODA DE ÁRBOLES URBANOS: MITOS Y ERRORES

http://e-ambiente.cl/Respecto de la Poda de Árboles Urbanos es posible encontrar numerosos artículos y videos que señalan los tipos de podas que sobre los árboles urbanos es posible realizar, error conceptual que en definitiva permite justificar la mutilación de los árboles urbanos, traducidas en desganche, despunte, desmoche y todo tipo de aberraciones que se pueden realizar al eliminar parte o la totalidad de la copa de un árbol sin tener un propósito claramente definido.

Derribando mitos

Es necesario partir respondiendo a la siguiente pregunta ¿Cual es el objetivo de la poda de árboles urbanos?. La poda más antigua que se conoce es la que se utiliza en al ámbito agrícola y tiene por objetivo aprovechar el vigor de los nuevos brotes para obtener una mejor producción de frutos. Luego la poda forestal tiene como objetivo liberar el tronco de ramas para obtener madera libre de nudos y "subir la copa" para obtener una mayor longitud de fuste. El objetivo de la Poda de Árboles Urbanos consiste en mejorar la forma del árbol urbano para obtener una mayor cantidad de beneficios ambientales, sociales, psicológicos y económicos que el cumplimiento de sus funciones ecológicas permiten generar. Este tema se aborda en mayor detalle en el siguiente video.


En este contexto, lo que en la actualidad se denomina tipos de podas de árboles urbanos, que provienen de conceptos utilizados en la práctica agrícola, no son otra cosas que las causas que justifican la intervención de la copa del árbol urbano mediante poda, es decir, mediante la extracción de parte o la totalidad de su copa, pero siempre teniendo presente que el objetivo de la poda árbol urbano es mejorar su forma actual y futura para asegurar la generación de bienes y servicios que su funcionamiento ecológico proveen.

Sabemos que se ha intentado justificar la aplicación del desmoche y el despunte, así como otros tipos de mutilaciones realizadas sobre árboles urbanos, las que llegan al extremo de realizarse sin discriminar entre las distintas especies forestales que en un barrio existen, alegando que nuestras calles son muy angostas y el crecimiento del árbol debe ser regulado. A continuación se muestran fotos de árboles que han sido establecidos en  calles angostas, en las que no se percibe la aplicación de desmoche ni despunte ni ningún tipo de mutilaciones en los árboles.
¿Por qué no podemos tener calles de esa calidad en nuestras ciudades? ¿Que ocurre con nuestros planificadores, productores de árboles, urbanistas, coordinadores, supervisores en terreno, fiscalizadores, etc, que nos entregan el arbolado urbano que a continuación se muestra?
Además se debe considerar lo siguiente: El razonamiento más básico indica que los proyectos de arborización tienen que ser pensados y formulados, en una segunda etapa se debe contar con los insumos necesario entre los cuales están los árboles que en un inicio se consideró establecer allí y finalmente se plantan dichos árboles acorde a lo señalado en el proyecto predefinido. En la actualidad ocurre lo contrario: el estado produce árboles y luego los ofrece a la comunidad, se donan los árboles y a continuación se busca el lugar donde serán establecidos. Finalmente se plantan los árboles. ¿Como se puede revertir esta perniciosa situación?

Corrigiendo errores

A inicios de los ´90 había una gran preocupación por la inseguridad de las personas, en la que sin mucha información disponible ponía el acento, entre otros aspectos, en las veredas oscuras. La respuesta de la autoridad de muchas comunas fue podar las ramas bajas de los árboles, sobre todo de aquellos árboles que estaban situados cerca de los postes del alumbrado público. Unos años después de haber levantado la copa de los árboles urbanos, se instalaron focos adicionales ubicados a media altura de los postes. En la actualidad, 20 años después de la tan desafortunada intervención señalada, los mismos árboles están siendo "despuntados" bajo el argumento de que su copa está muy alta (Plop!!!). Esta también desafortunada nueva intervención produce un efecto contrario al deseado ya que el árbol reacciona de dos formas: se seca y muere o genera una muy alta cantidad de ramas desordenadas, lo que se aprecia en las fotos que se muestran a continuación.


Como se puede apreciar, el "despunte" no es una intervención que logra frenar el crecimiento de los árboles en altura. ¿Entonces por qué se aplica?. A continuación se muestran imágenes donde es posible apreciar el despunte de árboles, los que a pesar de estar situados bajo el tendido eléctrico público no son podados para alejar sus ramas de los cables que conducen la electricidad. Solo se extraen las ramillas que contienen nuevos brotes. ¿Por qué? El objetivo del despunte señalado es obtener material vegetativo para producir nuevos árboles, sin incurrir en costo de compra de semillas, mano de obra en vivero y otros insumos, pero arruinando el arbolado urbano. Es decir, el costo privado de la producción de nuevos árboles lo paga la ciudad.



El desmoche es otra forma de intervención del árbol urbano que tiene el mismo objetivo que el despunte, es decir, obtener material vegetativo para la producción de nuevos árboles. El enraizamiento de ramas se utiliza para producir fácilmente nuevos árboles de especies arbóreas tales como: falso acacio (Robinia pseudoacacia), álamos (Populus spp.), árbol del cielo (Ailanthus altissima), etc. Esta forma de intervención del árbol que en la agricultura es muy apreciada para producir nuevas plantas, es nefasta, deplorable, cuando se aplica en árboles urbanos.

Si queremos tener una ciudad cada vez más sustentable debe prohibirse el desmoche, el despunte, el desganche y cualquier forma de mutilación que se realice sobre los árboles urbanos.  

En nuestras calles se aprecia la respuesta negativa que tienen los árboles cuando son mutilados, la que se traduce en la muerte de muchos árboles o en la presencia desordenada de brotes en sus troncos y copas. Ya se ha abordado la numerosa cantidad de rebrotes que tienen los árboles que han sido despuntados, pero no se ha abordado la presencia de brotes desde la base del árbol y desde el tronco, los que se denominan comúnmente como chupones. Téngase presente que los chupones aparecen también en árboles adultos que tienen poco riego, es decir, los chupones son una respuesta de sobrevivencia que el árbol posee cuando se encuentra en peligro. A continuación algunas fotos que muestran lo señalado.

 




Comentario final.

El anhelo de una mejor ciudad, donde podamos vivir con agrado y orgullosos de nuestros barrios, se representa también en la calidad de nuestros árboles urbanos. Para eliminar las prácticas nocivas que generan árboles urbanos de mala calidad se requiere cambiar el paradigma agrícola que históricamente sobre ellos se ha aplicado. Una nueva forma de manejar el arbolado urbano no significa poner un nuevo nombre a las mismas cosas negativas que se vienen haciendo, muy por el contrario. 

Un mejor arbolado urbano que contribuya a lograr mejores ciudades requiere que se asuman los conceptos, métodos y técnicas de la Arboricultura Urbana y se dejen de lado las viejas y malas prácticas. Nuevos procesos, mejores especies arbóreas, un manejo que respete el crecimiento del árbol, nueva planificación, nos permitirán disponer de mejores barrios, más agradables, con calles por donde sea agradable transitar, conversar, compartir. Los árboles urbanos pueden generar eso y mucho más, solo debemos darles una oportunidad.

¿Por qué va a ser tan difícil que esta vez podamos hacer las cosas bien?






Santiago JM Del Pozo Donoso
arbol.cl@live.cl