29/4/2011

DEBILIDADES DE LOS PROGRAMAS DE ARBORIZACIÓN O FORESTACIÓN URBANA

Todos los diagnósticos que respecto de arbolado urbano se han elaborado en la Región Metropolitana de Santiago han determinado que en las comunas del poniente del Gran Santiago existe un marcado déficit de árboles. Para elaborar una política que apunte a resolver el problema señalado es necesario primero identificar sus causas. 

  

En muchas oportunidades he escuchado señalar que el problema es justamente la falta de árboles, argumento con el cual no es posible identificar medidas de acción razonables. Si ese fuera el problema la solución razonable consiste en regalar árboles, medida que por si sola no ha logrado superar la situación de déficit existente.


Para plantar árboles urbanos se requiere cumplir con varias condiciones, entre las que se encuentran las siguientes:

1.- Espacio donde plantar los árboles.

Se sabe que es en las comunas pobres del Gran Santiago donde se han construido las soluciones habitacionales contempladas para personas en situación de pobreza, viviendas sociales que se construyen con aportes del estado (parciales o totales) a través de subsidios, las que en general se construyen en terrenos más bien reducidos, que no dejan espacio para establecer árboles en ellas.


2.- Participación de la comunidad en el proceso(*) de arborización o forestación urbana. 

"No se ama lo que no se conoce y no se defiende lo que no se ama"

Los árboles se establecen en la ciudad para el bienestar de la comunidad. No se establecen árboles para la municipalidad, para los colegios, para los profesionales que los cuidan, ni para el gobierno, ni para quienes los producen. Es la comunidad entonces la que debe conocer los beneficios que los árboles proveen, estableciendo sus preferencias, necesidades y aspiraciones respecto de su mayor o menor presencia en sus calles, avenidas, patios, antejardines, veredas, plazas, plazoletas, bandejones, parques. La Extensión Forestal es una herramienta clave para abordar la situación señalada.

    

(*): (diagnóstico, elaboración del proyecto de arborización, producción de árboles, forestación urbana, mantención y cuidado del árbol)



3.- Selección del árbol adecuado para los lugares donde puedan ser establecidos

En muchos lugares se dispone de poco espacio, de tal forma que los árboles que se establezcan no podrán alcanzar grandes dimensiones en estado adulto. Los diagnósticos municipales son una herramienta clave para identificar las características de la demanda de árboles que se requiere para hacer llegar dicha demanda a las entidades internas y externas que producen árboles, planificando con tiempo las actividades de arborización o forestación urbana.



 
Conclusiones


Existe una realidad heredada en la que el árbol urbano ha estado ausente desde la concepción misma de los desarrollos inmobiliarios referidos a Viviendas Sociales. A esto se debe sumar los datos que ha entregado el Hogar de Cristo en el Censo de Campamentos efectuado a nivel nacional. Aquí está el ámbito donde la arboricultura o silvicultura urbano  debe hacer su mayor esfuerzo.


El Proceso de Arborización o Forestación Urbana (PA-FU), presenta debilidades que impiden que se pueda implementar adecuadamente, en una secuencia lógica, cada una de sus etapas, dificultándose de esta forma la obtención de resultados adecuados a las distintas situaciones que las municipalidades deben enfrentar. 

La participación ciudadana debe alejarse de enfoques asistencialistas e incorporarse activamente en el Proceso de Arborización o Forestación Urbana, permitiendo de esa forma la generación de sinergias producto de la articulación con los beneficiarios de la actividad con los demás actores que aportan en las distintas etapas del PA-FU.

A continuación incorporo algunas fotos que me sobraron donde aparecen lugares en los que el árbol no ha sido incorporado.


 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos sus comentarios son bienvenidos. Gracias por tu aporte