10 sept. 2012

ORILLADORA: MAL MANEJO CAUSA DEBILITAMIENTO Y MUERTE DE ÁRBOLES JÓVENES

La orilladora, conocida también con el nombre de desbrozadora o bordeadoras, son máquinas sumamente eficientes ideadas para cortar el cesped y mantención de prados. Son equipos livianos de alto rendimiento, utilizados ampliamente para trabajos en el hogar y también en áreas verdes. Por sus características se capacita al usuario en el manejo de las orilladoras y no en el efecto que tiene su trabajo sobre los árboles y arbustos.

Daño causado a árboles y arbustos

El manejo de la orilladora debe tener en cuenta un conocimiento mínimo del funcionamiento de las plantas leñosas, antecedentes que deben servir de base y ser útiles para lograr que cuando la orilladora se encuentre en funcionamiento, el operador logre mantenerla alejada de la base del tronco o "cuello de la planta".

El golpe de la "piola" de la orilladora produce heridas en la corteza de la planta, daño que al producirse de forma reiterada elimina también el cambium, impidiendo de esta forma que la raíz bajo el sector dañado sea alimentada. La situación descrita redunda en que la raíz debilitada o muerta no es capaz de absorber el agua que la planta necesita para sobrevivir, lo que origina que el follaje se empieza a secar. Al secarse el follaje se produce menos alimento y el cambium tiene a su vez menor volumen que transportar, disminuyendo su capacidad de cicatrizar las heridas producidas por la piola de la orilladora, todo lo cual atenta contra la posibilidad de subsistencia de la planta. 

Esta situación la he observado en arbolitos de 1,5 a 2,97 metros de altura, en arbustos y también en individuos de cuatro o más metros de altura y consiste en el daño que se observa en las siguientes imágenes.

Es cada vez más común encontrar en parques, plazas o áreas verdes, y en general en cualquier lugar con césped en que se haya plantado árboles de distintas especies (jacarandá, quillay, araucaria angustifolia, peumos, etc), que el follaje de muchos  de los  arbolitos que allí han sido establecidos, y también en arbustos, se está secando, como es el caso del quillay que se muestra en la fotografía siguiente.
Mas abajo se presenta un video que explica la causa del follaje ralo y amarillento que
presenta este ejemplar de quillay.
Las hipótesis elaboradas para explicar este fenómeno han sido muchas también y por desconocimiento del funcionamiento de los árboles no se llega a una respuesta adecuada, cuando basta con mirar hacia abajo y darse cuenta que el cuello de la planta ha sido anillado, causando su debilitamiento y, dependiendo de la amplitud del anillamiento: su muerte.

El mal manejo de la orilladora, y repito, explicado solamente por un desconocimiento del funcionamiento de los árboles, incide en los costos de mantención de las áreas verdes, donde se deben contabilizar el precio de los árboles o arbustos que deben ser reemplazados, el valor del traslado, las horas hombre (HH) utilizadas en mantención y para la reposición de dichos ejemplares.

A continuación más fotos sobre el mismo tema tomadas en diversos lugares de la región metropolitana de Santiago.





 


 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos sus comentarios son bienvenidos. Gracias por tu aporte