2 jul. 2013

OBJETIVO DE LA PODA EN ÁRBOLES URBANOS

Los árboles son el resultado de un largo proceso de evolución: son los seres vivos que fueron capaces de utilizar el proceso de fotosíntesis creada por las algas verdeazules y elevarse hacia el sol para superar la competencia. 

Los científicos señalan que en los océanos, hace cuatro mil millones de años, aparecen las primeras moléculas con las propiedades que se le asignan a la materia viva. La aparición de la clorofila hizo posible aprovechar la energía del sol para formar azúcares a través de la fotosíntesis, los que sirvieron para engrosar sus membranas y acumular reservas alimenticias. Estas células fueron las antecesoras de las algas y de todas las plantas verdes. Las primeras plantas con hojas fueron los musgos, los que poseen lignina aunque no forman  madera. Los musgos, junto a las coníferas y las plantas con flores, constituyen la primera civilización vegetal que abandonó el medio marino para conquistar la tierra. Las primeras plantas que ‘aprendieron’ a generar madera fueron los helechos, los que constituyeron así la primera gran civilización vegetal adaptada a la vida terrestre.

Hace cuatrocientos millones de años: después de una terrible sequía que asoló la tierra, surgieron las primeras plantas erectas como la Rhinia. Las primeras plantas provistas de madera proliferaron en la Era Primaria inicialmente como hierbas y luego como árboles cada vez más grandes, que formaron los enormes bosques del Carbonífero, desaparecidos en la actualidad transformados en los yacimientos de hulla. Estos yacimientos indican la existencia de inmensos bosques pantanosos, constituidos por equisetos gigantes (de los que actualmente solo quedan algunas especies), helechos con semilla y árboles con óvulos primitivos que, surgiendo de los pantanos, formaban un extraño paisaje vegetal.
 

Hace unos trescientos millones de años: la evolución concluyó con el desarrollo del óvulo, un nuevo órgano propio de las plantas con semilla. La semilla es un óvulo fecundado, donde se desarrolla el embrión, este permanece en un estado de vida latente; acumula reservas de alimentos para reanudar su crecimiento en el momento de su germinación. Las primeras plantas provistas de óvulos han desaparecido dejando como rastro solo algunos fósiles. Únicamente el Ginkgo, que es el más antiguo de los árboles, verdadero fósil viviente, de los bosques de la Era Secundaria, con óvulos, sin semillas y sin frutos, proporciona alguna idea de lo que fueron los primeros óvulos.

Los helechos también son fósiles vivientes conservados hasta nuestros días y que testimonian cómo habrá sido la vegetación en la Era Primaria. Las primeras plantas con semillas fueron Coníferas (pinos, abetos, sequoias, cedros, cipreses, araucarias, etc.) que aparecieron en la Era Secundaria cientos de miles de siglos después iniciando una nueva gran civilización vegetal. Luego de una expansión inicial, hace cien millones de años retrocedieron las Coníferas por efecto de la presión evolutiva de la última gran civilización vegetal constituida por las Angiospermas, plantas con flores, las cuales poseen ovario y producen frutos, con un empuje irresistible que empezó y que no ha cesado de aumentar estableciendo nuevas relaciones, en beneficio mutuo, entre los animales y las plantas.

Los árboles están conformados por una serie de células especializadas y procesos complejos que permiten que el agua del suelo entre al cuerpo del árbol, suba por su tronco y llegue hasta los más alto de sus ramas, posibilitando así que en las hojas (principalmente) se lleve a cabo el arcaico proceso de la fotosíntesis. La forma que tienen los árboles no es casual ni trivial, es el resultado de un largo proceso evolutivo que seleccionó las formas y hábitos de vida más eficientes que en la actualidad conocemos.


MANTENCIÓN DEL ARBOLADO URBANO: PODA V/S DESMOCHE Y MUTILACIÓN

La poda de árboles urbanos es un método de trabajo que tiene como principal objetivo el mejoramiento de la forma de un árbol, para lo cual considera aspectos estéticos y de funcionamiento de la planta. Existen muchas causas por las cuales un árbol urbano debe ser podado, tales como las de origen sanitario, mejoramiento de forma, para evitar caída de ramas, mejor distribución de sombra, liberación de luminarias del alumbrado público, despeje del tendido eléctrico, disminución de sombra en ventanas, alejamiento de ramas de muros por seguridad, etc.   Pero en todos los casos posibles, el resultado de la poda es un árbol urbano que tiene una mejor forma, la que es estéticamente más agradable y permite un mejor funcionamiento al árbol.

En consecuencia, convengamos que NO SE PUEDE DENOMINAR PODA DE ÁRBOLES URBANOS a cualquier acción que implique la corta o eliminación de (las) ramas de un árbol. Es decir, SE LLAMA PODA DE ÁRBOLES URBANOS a toda acción que RESULTA EN ELIMINACIÓN DE RAMAS DE ARBOLES URBANOS que tiene por objetivo principal el mejoramiento de la forma de un árbol, para lo cual considera aspectos estéticos y de funcionamiento de la planta.

Mutilación de árboles urbanos
¿Como se puede llamar la corta de ramas, la eliminación de parte o de toda la copa de los árboles urbanos, cuando dicha eliminación no contribuye al mejoramiento de la forma del árbol urbano? La respuesta a esta sencilla pregunta es: MUTILACIÓN. La Real Academia de la lengua define, en su segunda acepción, mutilar como "Cortar o quitar una parte o porción de algo que de suyo debiera tenerlo"

En el manejo de árboles frutales es común que se realice una poda que elimina la mayor parte de la copa, y muchas veces la totalidad de la copa de los árboles frutales. Este método tiene todo un sentido ya que se trata de disponer de ramas nuevas, vigorosas, que sean capaces de producir la mayor cantidad de frutos posible. Es importante considerar que los árboles urbanos no producen frutos, ese no es su objetivo, aunque el podador haya aprendido "la técnica de la poda" trabajando en predios agrícolas. Cuando se aplican criterios agrícolas en la poda de árboles urbanos nos encontramos con un resultado distinto al que se obtiene en la producción agrícola, el que es denominado DESMOCHE.

¿Qué es el desmoche? La Sociedad Internacional de Arboricultura (ISA) señala que el desmoche es la poda indiscriminada de las ramas de los árboles dejando garrones (o muñones) o ramas laterales que no son lo suficientemente grandes para asumir el papel terminal. Otros nombres para el desmoche son “descopado”, “despuntado”, “descabezamiento” y “terciado”. La razón que más se da para realizar un desmoche es la de reducir el tamaño del árbol. A menudo los dueños de casas piensan que sus árboles han crecido demasiado. La gente tiene el temor de que los árboles grandes se pueden volver peligrosos. El desmoche, sin embargo, no es un método viable para reducir su altura y no reduce el riesgo. De hecho, el desmoche hará que un árbol sea más peligroso a largo plazo. 

Del análisis efectuado se concluye que el DESMOCHE es una forma de mutilación del árbol, la que también se produce por ignorancia de la forma como funcionan los árboles (fisiología vegetal) y por no respetar el objetivo de la poda de árboles urbanos. 

A continuación se presentan ejemplos de árboles que han sido mutilados sin que existiera razón alguna para que fueran intervenidos:
                            ANTES                                DESPUES
Calle Cautín, al llegar a Balmaceda.
García Reyes con Agustinas, frente al Liceo Cervantes.
Calle Bulnes con San Pablo, frente al supermercado Lider.
Calle Cautín al llegar a San Pablo.
Calle Bulnes con Santo Domingo
Calle General Bulnes con Compañía
Calle Erasmo Escala con Cienfuegos.

REFLEXIÓN FINAL.

Por los tejidos lignificados de los árboles sube agua desde las raíces hasta las hojas, para lograr ese resultado se suman tres fuerzas: osmosis en las raíces, capilaridad en troncos y ramas, diferencia de potencial en las hojas y estomas. Cuando por mutilación se eliminan ramas, y en muchos casos la totalidad de la copa (Poda del Alcalde), se destruye la intrincada red de conductos internos por donde debe circular el agua y, el sistema descrito pierde eficacia. Por las heridas expuestas que han sido infringidas al árbol se pierde agua.

¿Cual es el efecto que la mutilación que se realiza año a año tiene en el desarrollo de los árboles? Pensemos solamente en el caso de los árboles urbanos que no son regados en verano y que permanecen seis a ocho meses con estrés hídrico, cuando han sido intervenidos sin ninguna lógica positiva y sus sistemas internos de transporte de agua es destruido. Es decir, la mutilación tiene el efecto sobre los árboles urbanos de incrementar en varias veces el estrés hídrico producido por la falta de precipitaciones y la ausencia de riego.

En este artículo se han mostrado también siete ejemplos de árboles que estando en perfectas condiciones han sido mutilados inutilmente, sin justificación alguna. Esta situación lleva a pensar que las municipalidades, que son los organismos que tienen a su cargo la mantención del arbolado urbano, deben disponer de una Política de Poda del Arbolado Urbano, que oriente esta actividad, mediante  la indicación de la aplicación correcta del método que debe seguirse para concluir en la necesidad de poda y la técnica de poda más adecuada que se debe aplicar en cada caso.

Finalmente señalar que la evolución de los seres vivos, que demoró millones de años, nos ha proporcionado diversas especies de árboles, cada una con características propias, las que también en la ciudad dan albergue y protección a la biodiversidad. Entonces no es trivial que se disponga de la capacidad necesaria que permita discriminar si un árbol no debe ser podado o debe ser podado. En el mismo sentido debe disponerse de la capacidad necesaria para discriminar entre PODA y MUTILACIÓN, abandonando toda acción que signifique perjudicar a los árboles en su estética y buen funcionamiento.

Santiago JM Del Pozo Donoso.
martes 2 de julio de 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos sus comentarios son bienvenidos. Gracias por tu aporte