16 feb. 2009

INDICADORES VERDES

Los indicadores corresponden a la forma como se mide la realización de una determinada tarea. En el óptimo la utilización de indicadores permite hacer seguimiento a un conjunto de acciones necesarias de implementar para cumplir con un objetivo.  En esta segunda situación nos encontramos frente a la utilización de indicadores como parte de la implementación de una política de áreas verdes.

Los objetivos de las políticas se logran a través de la implementación de programas, proyectos y actividades, las que son incluídas en un cronograma.  Los indicadores permiten conocer cuales son los avances en cada una de las acciones contempladas, con relación a plazos, uso de recursos, resultados y en general todo lo que permita identificar los avances en el logro de metas.

Los objetivos de una política de áreas verdes pueden ser instrumentales, como por ejemplo la creación de nuevas áreas verdes o la creación de parques o la creación de plazas. Tambien los objetivos de una política de áreas verdes pueden ser mas amplios donde se consideren abordar la descontaminación, la recreación, la salud de la población, educación, investigación, aspectos de la cultura de cada ciudad o del país, lograr otros efectos ambientales benéficos, fortalecer la competitividad de las ciudades, actividades econpomicas como el turismo.  En este caso la creación de áreas verdes es un instrumento para una política mas compleja.

En el ámbito de la temática de áreas verdes el indicador mas conocido es el de metros cuadrados de áreas verdes por habitante, el que en la región metropolitana ha sido medido considerando solo la creación de plazas, parques y bandejones de cierta magnitud. Para el cálculo de metros cuadrados de áreas verdes por habitante del Gran Santiago, inexplicablemente se ha dejado fuera la principal área verde que posee: el Parque Metropolitano de Santiago.

Un indicador prácticamente desconocido en las estadisticas relacionadas con el tema verde en Chile es el de cobertura de arbórea el que se calcula midiendo el tamaño de las copas de los árboles, pudiendo expresarse como un porcentaje de la superficie de la ciudad y también a nivel de habitantes. Este indicador se relaciona con objetivos de descontaminación de la ciudad, salud, temperatura e higiene.

Un tercer indicador muy poco utilizado es el de biodiversidad  y que permite medir la cantidad de especies distintas utilizadas en el ámbito urbano, sus características como hospedantes de aves y otras especies vegetales, la presencia de especies nativas.  Este indicador está relacionado con objetivos de restauración ecosistémica, uso eficiente del agua, paisaje y descontaminación atmosférica.

Si consideramos que la Ordenanza de la Ley General de Urbanismo y Construcción define área verde como "una superficie de terreno destinada preferentemente al esparcimiento o circulación peatonal, conformada generalmente por especies vegetales y otros elementos complementarios", dejando "la puerta abierta" para que se construyan áreas verdes sin presencia de árboles o plantas (conformada generalmente), es imprescindible definir nuevamente y de forma clara el término área verde.  Una adecuada definición de área verde nos entregará la posibilidad de dar un sustento adecuado al Sistema de Áreas Verdes contenido en el PRMS, convirtiendose en la base de una serie de indicadores que tengan que ver con otros propósitos de una Política de Areas Verdes para la región.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos sus comentarios son bienvenidos. Gracias por tu aporte