3 oct. 2011

SILVICULTURA URBANA: consideraciones mínimas para su incorporación en la Legislación Forestal.

Hasta fines del siglo pasado la gestión del arbolado urbano fue desplazada por un desmedido interés por las áreas verdes urbanas. En la actualidad, en que el arbolado urbano es cada vez más importante, debido  a los nuevos conceptos provenientes de la discusión que se dio en la Cumbre de la Tierra (1992) y a la necesidad de combatir el cambio climático y la contaminación, es fundamental adoptar el nuevo paradigma relacionado con los múltiples beneficios que el árbol urbano entrega a la ciudadHasta inicios de la década del '90 el arbolado urbano era parte de las Políticas de Áreas Verdes Urbanas que elaboraron los organismos encargados de vivienda y urbanización, donde se priorizaba la creación de "pulmones verdes" para higienizar las zonas con mayor densidad de población, midiendo los resultados de dichos propósitos mediante el indicador metros cuadrados de áreas verdes por habitante (m2av/h).



Esta situación ha cambiado ya que se sabe que son los árboles y arbustos urbanos los que capturan  contaminantes atmosféricos, absorben el ruido urbano, reducen y desvían el viento, contribuyen a la higiene local, generan condiciones favorables para la recreación, ayudan a retener el agua en el suelo, reducen las actitudes violentas, atenúan el efecto invernadero, entre muchos otros beneficios

Un simple cálculo indica que una comuna con 256.000 habitantes debiera tener 251 hectáreas de áreas verdes, lo que representa el 6.7% de la superficie comunal. Para llegar a este resultado se han tomado los datos de la Comuna de Santiago de Chile y un estándar de 9,8 m2av/h. A una densidad de 120 árboles/hectárea se llega a una cantidad de 30.105 árboles en las áreas verdes de esa comuna. Pero ¿Cuantos árboles tiene la comuna de Santiago?  A modo de ejemplo señalar también que la Comuna de La Reina con un área total de 2.355 hectáreas tiene un total de 50.577 árboles públicos representados en 203 especies, de los cuales 13.281 árboles (26% del total comunal) se encuentra en las áreas verdes de la comuna y 37.296 árboles (74% del total comunal) corresponden a árboles de calles, avenidas y pasajes públicos (Fuente: Unidad Arbolado Urbano, Municipalidad de a Reina). 

La mayor cantidad de árboles urbanos de una comuna se encuentra en calles, avenidas y pasajes y un porcentaje menor del total comunal de árboles urbanos se encuentra establecido en áreas verdes. Esta es la realidad que prevalece en las zonas urbana de las comunas del país.



El centro de la política

Para lograr dar el enorme salto (en cantidad y calidad) que significa pasar de una política centrada en las Áreas Verdes o "pulmones verdes" a una política moderna centrada en el Arbolado Urbano se requiere incorporar conceptos que tengan que ver con mayor descentralización, sustentabilidad y equidad, como parte de la incorporación del nuevo paradigma ya señalado. Todo esto significa poner como centro de dicha política el Plan Comunal de Arbolado Urbano que se construye con la participación de los ciudadanos e instituciones y se gestiona también participativamente.

El Plan Comunal de Arbolado Urbano se apoya en los conceptos que provee la Silvicultura o Arboricultura Urbana, la que tiene objetivo el garantizar dos principios básicos: la persistencia y mejora de la masa arbórea comunal (continuidad en el tiempo y aumento de su calidad) y su uso múltiple. Son numerosos los conceptos de silvicultura o arboricultura urbana que en la actualidad utiliza la legislación forestal en latinoamérica, los cuales son operativizados en dichos cuerpos legales a través de distintos mecanismos e instrumentos de fomento forestal urbano. 




Incorporación del muevo paradigma multifuncional en la legislación forestal 


El eje de una política de arbolado urbano descentralizada es el fortalecimiento de la  silvicultura urbana a nivel local, ámbito de acción donde el municipio tiene un rol preponderante. Las instituciones forestales deben disponer de competencias para apoyar la formulación de Planes Comunales de Arbolado Urbano y la gestión del arbolado urbano en todo el ciclo de vida de los árboles.


Se requiere tener claridad respecto de todos estos elementos, para incluir en la legislación forestal todos los elementos necesarios que se requieren para que la silvicultura urbana se pueda utilizar en el ámbito local, siendo necesario también el que las instituciones forestales dispongan de capacidades para actuar a nivel local urbano en forma directa y conjunta con los municipios y organizaciones vecinales.


La incorporación en la legislación forestal de aspectos de silvicultura urbana debe hacerse de forma ordenada y coherente, siendo perjudicial para la elaboración y gestión de los Planes Comunales de Arbolado Urbano el incorporar elementos aislados que no muestran coherencia entre ellos.





Documento tomado de: Institucionalidad Forestal Chilena.


---------- X ---------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos sus comentarios son bienvenidos. Gracias por tu aporte