22 jun. 2011

DEFICIENCIAS EN FORMULACIÓN DE POLÍTICAS FORESTALES:Arboricultura o Silvicultura Urbana

Son numerosos los esfuerzos que se han realizado en las últimas décadas para lograr el desarrollo de enfoques, esquemas y métodos que permitieran la formación de políticas forestales sustentables. Sin embargo, continúan apareciendo casos de estudio en los que es necesario detenerse para observar allí cómo, ya en el siglo XXI, aún tenemos dificultades para lograr la elaboración de políticas forestales claras y conducentes. (ver bibliografía a pie de página).


A continuación  presento el caso chileno, donde a pesar de todo lo avanzado en el ámbito de la arboricultura o silvicultura urbana, con más de 30 años de experiencia en el país, aún tenemos dificultades para definir políticas forestales que permitan dar estabilidad a tan importante y sensible materia forestal.


Estudio de casos: El Programa "Un árbol por cada Chileno"


Durante la campaña de la última elección presidencial, el entonces candidato, Sr. Sebastián Piñera, ofreció plantar un árbol por cada chileno en las zonas urbanas de las ciudades de nuestro país. Esta iniciativa ha llevado a que en entre los años 2010 a 2012 se utilicen todos los árboles que en el período 2007 - 2009 han sido producidos en viveros públicos y privados a lo largo de nuestro país.

video
(discurso desde 0:58 en adelante)

"Uno de los proyectos que vamos a trabajar en nuestro futuro gobierno es que vamos a plantar en las ciudades de Chile, en las zonas urbanas, un árbol por cada uno de los chilenos que viven en nuestra tierra. Eso significa plantar aproximadamente 16 millones de nuevos árboles en nuestras ciudades, y eso significa que vamos a duplicar el número de árboles en nuestro país, y así en las ciudades de nuestro país, y así vamos a tener ciudades más verdes, más amables, más cariñosas, donde podamos vivir mejor."

Esta iniciativa fue recogida en el programa de gobierno 2010 - 2014, específicamente en el capítulo referido a Ciudad, Vivienda y Calidad de Vida, bajo la siguiente redacción: Se aumentarán los estándares de áreas verdes y se realizará un programa nacional de forestación urbana, que contempla plantar 16 millones de árboles, es decir, un árbol por cada chileno, con participación de las municipalidades, empresas privadas y las comunidades escolares.

Para el Día Mundial del Medio Ambiente, el Presidente de la República, Sebastián Piñera, presentó el plan de forestación urbana "que busca concretar la plantación de 17 millones de árboles entre el 2010 y el 2018". En esa oportunidad fue reemplazada la promesa de campaña señalada como: "en nuestro futuro gobierno es que vamos a plantar en las ciudades de Chile, en las zonas urbanas, un árbol por cada uno de los chilenos que viven en nuestra tierra." Es decir, los árboles ya no serán plantados en el período de gobierno, del Sr. Piñera, debido a que se alargó al doble de tiempo el logro de la meta inicialmente definida, hasta el año 2018. Debido a que los presidentes chilenos no pueden ir a reelección inmediata surge la duda respecto de quien se hará cargo de dicho compromiso. (ver carta al Diario).

Otro de los aspectos cambiados radica en que el Gobierno ya no plantará los árboles prometidos, cuestión que supone un trabajo con la comunidad, sino que los árboles deberán ser retirados por las personas que los soliciten vía página web o en algún lugar con gran afluencia de público, situación que impide asegurar que a) el árbol efectivamente fue plantado y b) que si llegaron a ser plantados los árboles ello ocurriera en alguna comuna con alto déficit arbóreo.

Además, curiosamente se han incorporado al compromiso presidencial las zonas periurbanas, las que no están definidas, con la finalidad de "formar un “cordón verde” en los sectores aledaños a ciudades y poblados, extendiéndose los beneficios asociados a los árboles, tanto a la recreación de los habitantes urbanos como a comunidades asentadas en este entorno." De esta forma se pueden sumar a la meta definida los pequeños arbolitos que son establecidos a altas densidades en zonas no urbanas, es decir rurales, los que son plantados como parte de las obligaciones de compensación ambiental u otro propósito similar.

         

Si bien se han dado numerosos cambios desde la génesis de este proyecto, incluidos dos traslados de dependencias, falta aún mucho camino por recorrer, ya que por ejemplo, el 08 de junio de 2010 se hablaba que "las características que tendrán las especies es que serán plantas nativas y exóticas, y medirán como mínimo 1,50 metro de altura", pero el 01 de octubre de 2010 se señaló que tan solo serían retoños.                                   


Es evidente que el 2011 es un año crítico para la producción de árboles urbanos que cubra el bienio 2012 - 2013 y el reforzamiento social y de equidad de la iniciativa que aquí se comenta, tema este último que abordaré en un próximo artículo. 


Bibliografía:


1.-  Políticas, instituciones y desarrollo forestal sostenible
2.-  XI CONGRESO FORESTAL MUNDIAL
3.-  Políticas, instituciones y medios para el desarrollo forestal sostenible



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos sus comentarios son bienvenidos. Gracias por tu aporte