24 feb. 2011

PODA DE ARBOLES EN CALLES Y AVENIDAS

Si se toma en cuenta que la arboricultura urbana adopta todos los conocimientos, método y técnicas, que se desarrollaron y utilizaron durante cientos de años en el cultivo de árboles en zonas rurales, principalmente de aquellos árboles y arbustos con fines de producción de frutos, se entenderá lo arraigado que está en toda la población el concepto de que la poda es benéfica para los árboles, pensando que un árbol que es podado tendrá mejor forma para que las ramas estén lo suficientemente distanciada, posibilitando de esta forma que llegue la luz del sol (a todos los frutos), que los rebrotes de ramas tengan más vigor y por lo tanto eso beneficie también la producción de frutos, que el árbol no crezca demasiado para facilitar la cosecha o la eliminación de ramas con malas características generadas el año anterior, entre tantos otros objetivos que puede asignarse a la poda de arboles frutales.


Solo algunos de estos objetivos objetivos son válidos en zonas urbanas, eliminándose de las opciones existentes todo aquello que tiene que ver con la producción de frutos.  Son aplicables en arboricultura urbana aquellas podas que tienen que ver con disminuir condiciones de estres de los árboles, malformaciones, ramas atacadas por plagas o parásitos, mejoramiento de la forma del árbol o para evitar algún daño a la infraestructura existente, siendo el caso más conocido las podas que se realizan para que las ramas de los árboles no originen problemas al tendido eléctrico, situación que pudiendo quedar mal realizada o deformando los árboles se respalda en la legislación que autoriza la mantención del tendido eléctrico.

 


En los últimos 30 años se ha dado una evolución interesante en el manejo del arbolado urbano en algunas comunas del país, las que luego de numerosas experiencias y de haber alcanzado una capacidad de trabajo adecuada para hacer frente a todos los desafíos que el arbolado urbano presenta, han sido capaces de determinar y exigir el cumplimiento de ciertas condiciones básicas a los contratistas que intervienen el arbolado urbano, de tal forma que luego de la poda el arbolado quede en mejores condiciones de las que estaba antes de ser intervenido.



La situación más conocida es el "desmoche" o "poda del alcalde" que consiste en cortar todas las ramas del árbol, eliminando la copa del árbol y dejando solo el tronco, situación que es muy dañina para el árbol. Es una técnica muy recurrida que no requiere conocimiento alguno para su aplicación. 

 


En la actualidad es posible observar en muchas calles de nuestro país la aplicación de otro tipo de podas como por ejemplo podas de levante, la que considera cortar las ramas bajas del árbol para que este, al generar nuevas ramas, su copa se eleve en altura, sobrepasando cómodamente el nivel del tendido eléctrico. El nuevo criterio aplicado privilegia el que la poda contribuya a mejorar la forma del árbol y que permita que cada árbol cumpla con las múltiples funciones que de el se reconocen, las que generan beneficios diversos a la comunidad.


Es necesario tener en cuenta que todas las acciones que se adopten sobre el arbolado urbano pasan en definitiva por la aprobación municipal, en cuanto a lo relacionado a aseo y ornato, atribuciones que permiten tener un control respecto de lo que pasa en la comunidad. Estos aspectos fueron analizados en el Primer Coloquio sobre Gestión Municipal del Arbolado Urbano que se realizó en octubre del 2009 en la Municipalidad de Recoleta, en el que se analizaron aspectos relacionados con normativa, guarderías de árboles, eficiencia hídrica, manejo de árboles urbanos y participación ciudadana. Resultó evidente que la magnitud del trabajo a realizar debe tener relación con los recursos de todo tipo que se requieren para administrar dichos desafíos adecuadamente. 

 



4 comentarios:

  1. En la Ciudad de Buenos Aires se esta haciendo la poda a traves de empresas contratadas.
    Se realiza con personal que no tiene proteccion alguna, de manera descuidada, golpeando vehiculos y otros bienes, dejan las ramas 15 dias obstruyendo los desagues, en fin una verguenza.
    Y lamentablemente es mucho lo que se paga de ABL para que empresas privadas protegidas por el Sr. Macri se llenen de plata.
    Porque no hay control
    ????

    ResponderEliminar
  2. esto no es lo que busco yo pero gracias

    ResponderEliminar
  3. Sería interesante conocer lo que buscabas para poder abordar el tema.

    ResponderEliminar
  4. Es muy inquietante que las costumbres o las malas costumbres de antaño, corten los árboles de las ciudades y al mismo tiempo bloqueen la posibilidad de que las ciudadanos vivamos en un ambiente mejor de mejor calidad de vida y sobre todo de acuerdo a las nuevas condiciones ambientales que agudizan las necesidades de los ciudadanos, como el agua. Recurso que cada vez escasea en forma alarmante. Entonces cortar los árboles argumentando "orden" no se condice con la condición de avance del desierto a la zona central del país. Muy interesante el tema.

    ResponderEliminar

Todos sus comentarios son bienvenidos. Gracias por tu aporte