6 mar. 2017

CIUDADES SOSTENIBLES Y ARBOLADO URBANO

Las ciudades son el lugar donde vive el mayor porcentaje de población humana del planeta, motivo por el cual éstas hacen un esfuerzo cada vez mayor por contribuir a lograr la prioridad ambiental más importante que se ha fijado la humanidad: luchar contra el cambio climático. Son diversos los aspectos que se deben abordar, pero si nos concentramos en el enfoque que nos provee la Organización de Naciones Unidas (ONU), el ámbito de preocupación será el efecto invernadero.

La disminución de gases de efecto invernadero se puede lograr plantando árboles (sumideros de carbono), conservando los bosques, construyendo edificios eficientes (de forma inteligente), utilizando medios de transporte que no emitan CO2 (caminar, bicicleta, vehículos eléctricos, etc), haciendo más eficiente el consumo de electricidad (Eficiencia Energética) para evitar que se activen las centrales termoeléctricas que funcionan en base a combustibles fósiles, disminuyendo el volumen de basura(reciclando y varias R's mas).

Una de las medidas que han tomado ciudades como Curitiba, es la de alejar el transporte público del centro de las ciudades, por medio de la creación de corredores altamente eficientes. Esta medida ha posibilitado desincentivar el uso del automóvil, disminuyendo de forma consistente las emisiones de gases de efecto invernadero que el parque automotriz genera. Podríamos decir que Transantiago es un intento malogrado por lograr los mismos estándares de sostenibilidad que Curitiva.

Curitiba: Corredor Transporte Público
En este contexto se puede destacar lo realizado en la comuna de Santiago, donde se han remodelado diversas calles, procediendo a eliminar vías para vehículos motorizados, destinando esos espacios al tránsito peatonal. Esta situación se puede observar en el siguiente video que fue tomado en la esquina de Merced con San Antonio.

Estas medidas representan un cambio de política en lo que a movilidad urbana se refiere y han quedado atrás los tiempos en los que el auto: particular, taxis y colectivos eran los dueños de las calles de nuestra ciudad. El ensanchamiento de calles para permitir mayor ingreso de autos al centro de las ciudades es un error que atenta con la la sostenibilidad urbana y contribuye a acelerar el cambio climático.

Sin embargo, el árbol no puede quedar fuera de las políticas de vialidad. Los beneficios que entregan los árboles en la ciudad son apreciados por sus habitantes, contribuyen a mitigar el cambio climático. Pero la falta de vinculación entre Ministerios permite que se generen islas de calor como las que se muestran en las siguientes imágenes.


Se observa una grave contradicción que radica en el alto aprecio que las personas tienen por el arbolado urbano y la ausencia del árbol en las políticas de ciudad. Un ejemplo de esta situación radica en el contenido del Plan de Descontaminación del aire para la región metropolitana, donde, por la vía del silencio, se permite contar bosques urbanos y no se hace referencia al manejo del arbolado en la ciudad. Los bosques urbanos, que corresponden a mosaicos de vegetación nativa que ha quedado inserta en la ciudad deben ser una prioridad en la conservación urbana.

Las políticas que priorizaban el uso del automóvil (en cualquiera de sus formas), sobre todo en ciudades con alta contaminación del aire, están quedando en el pasado.

Santiago JM Del Pozo Donoso
Ingeniero Forestal
Experto en Arboricultura Urbana
arbol.cl@gmail.com
 

12 dic. 2016

DEFINICIÓN DE ARBORICULTURA URBANA

El "cultivo de los árboles". Esa es la definición de arboricultura que entrega la Real Academia de la Lengua (RAE). Si agregamos que por cultivo entendemos la cría y explotación de seres vivos con fines científicos, económicos o industriales, y que explotación es la obtención de un beneficio de algo, entonces la definición de arboricultura urbana quedaría de la siguiente forma: "cría y explotación de los árboles en la ciudad". Pero ¿que diferencia realmente a la Arboricultura Urbana de otras disciplinas del conocimiento?

Lo que no aparece en esta definición y que forma parte del corazón de la arboricultura urbana, radica en que: a) la preocupación de la arboricultura es el árbol individual, b) que las ciudades necesitan de los múltiples beneficios que generan los árboles y c) que en sus fases de adulto y de madurez es cuando árboles en la ciudad generan mayor cantidad de beneficios.


Túnel de árboles en Jerez, España
Al observar la actividad que en la gran mayoría de las veces se realiza con los árboles urbanos en la actualidad, nos damos cuenta que el arbolado público está aportando una gran cantidad de madera, leña y biomasa proveniente de fuertes podas y tala de árboles (muchas veces en buen estado). A contrario sensu el lector estará de acuerdo con que a partir de la Cumbre de la Tierra (1992), con el Convenio sobre Diversidad Biológica y el Acuerdo Marco sobre Cambio Climático, son la biodiversidad, la fijación de carbono y la temperatura local, tres aspectos fundamentales a los que la arboricultura urbana debe contribuir, es decir, a la sostenibilidad de barrios, comunas y ciudades.

Entonces estaremos de acuerdo también en que para que los árboles aporten a la sostenibilidad de las ciudades, por medio de los múltiples beneficios que generan, debemos lograr que alcancen edades de adulto y madurez. Por este motivo los árboles en la ciudad son un cultivo muy especial, ya que no son establecidos para obtener un resultado económico o industrial maderero (como pareciera que ocurre en la actualidad), muy por el contrario, producirlos, plantarlos y cuidarlos tiene por finalidad el aprovechar los múltiples beneficios que entregan mientras están vivos.

Compartamos entonces que la definición de arboricultura de la RAE es apropiada para aquellos árboles que son explotados con criterio económico, con fines de aprovechar frutos o biomasa, siendo estos cultivados en las zonas rurales.

Otro aspecto a abordar radica en que la arboricultura urbana no es la única disciplina que se preocupa de los árboles. Efectivamente, la silvicultura urbana se preocupa de las cuencas y de los bosques nativos y selvas que se encuentran insertos en la ciudad o en sus zonas periféricas. La horticultura, que consiste en un conjunto de técnicas de cultivo de la huerta, se desarrolla cada vez más en las ciudades, teniendo como referente a la agricultura urbana. Pero ninguna de estas dos disciplinas cercanas tiene la misma finalidad que la arboricultura urbana.


Túnel de Ginko Biloba, Japón
Como ya hemos señalado, la principal característica que distingue a la arboricultura de otras disciplinas del conocimiento, radica en su preocupación por el árbol individual. Efectivamente, la arboricultura se preocupa del cultivo de los árboles y de cada árbol en particular. Cuando se omite esta característica se comete el error de señalar que la arboricultura urbana es sinónimo de silvicultura urbana, inclusive se ha llegado a una exageración mayor aún al señalar que arboricultura y horticultura son también sinónimos. Esta falta de rigurosidad es muy común y afecta a organismos tan importantes como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la que señala de manera falaz y en numerosos documentos que silvicultura urbana y arboricultura urbana son sinónimos.

Paseo de Jacarandás, Sudáfrica
La silvicultura se define como el "conjunto de actividades relacionadas con el cultivo, el cuidado y la explotación de los bosques y los montes".  Entonces la silvicultura urbana debe referirse necesariamente a bosques y montes ubicados en o cerca de las ciudades. No se entiende como o por qué FAO cae en tan evidente distorsión de las definiciones. Para ser más específico aún es preciso señalar que la preocupación de la silvicultura urbana son los rodales en los bosques y no el árbol individual. Por este motivo, cuando se aplican conocimientos de silvicultura urbana en un área verde o en árboles de alineación, basta que se encuentren uno o dos árboles con ataque de hongos para que se señale lapidariamente que: "los árboles presentan pudrición", sin indicar que árboles, donde, de que tipo y tampoco que cantidad.

Respecto de la "cría" de árboles, señalar que los árboles urbanos son aquellos que se producen para ser establecidos en las ciudades, comunas y barrios, es decir, para su utilización en zonas con carencias de arborización. También son producidos para reemplazar árboles que por sus malas condiciones presentan un nivel de riesgos importante. Muchas veces los árboles urbanos que se producen carecen de calidad, dificultando su manejo en el tiempo, adoleciendo en aspectos como: altura, tamaño (presencia), firmeza, variedad, relación con el lugar, aporte a la biodiversidad, entre otros tantos aspectos.


Rua Goncalo de Carvalho. Brasil
Queda por explicar la palabra explotación, que significa: "Conjunto de elementos o instalaciones destinados a sacar provecho de un producto natural". El aspecto a dilucidar queda reducido a la palabra provecho, la que significa: "beneficio, utilidad". El significado de ambas palabras está relacionado con la obtención de un bien en general o de la ganancia de una inversión. Es decir, que la explotación no necesariamente concluye en la obtención de un resultado económico, pudiendo ser su resultado un provecho que viene del beneficio de haber logrado hacer un bien.

Aquí radica el giro de ambas definiciones de arboricultura: cultivo de los árboles
  1. la arboricultura rural busca generar un beneficio económico proveniente de la tala de los árboles.
  2. la arboricultura urbana busca generar múltiples beneficios por medio del cuidado del árbol y su conservación en el tiempo. 
Considerando que por estos días importan sobremanera la sostenibilidad urbana, pareciera lógico entonces intentar construir una definición de árbol de ciudad, conceptualización necesaria para asegurar la permanencia en el tiempo de los árboles en nuestras comunas y ciudades. Es necesario entonces fortalecer la palabra cultivo mediante la incorporación de otro concepto que en este caso tenga más sentido, como por ejemplo la palabra conservación; junto con hacer referencia a la preocupación por los árboles aplicando técnicas y métodos a cada árbol de forma individual.

Si se considera a la arboricultura como una disciplina del conocimiento, la arboricultura urbana, por sus diferencias con el ámbito rural, debe ser definida entonces como: "conjunto de conocimientos, métodos y técnicas de conservación aplicables a la cría y explotación sostenible del árbol en la ciudad en toda las fases de su ciclo de vida".

Por cierto que la Arboricultura Moderna no desaparece con esta definición, muy por el contrario, lo que llegará a suceder es que el "andamiaje" que la sostiene se proyecta ahora para dar sustento a temas de sostenibilidad, muy necesarios para el desarrollo de nuestras ciudades.

Santiago JM Del Pozo Donoso
Ingeniero Forestal
Experto en Arboricultura Urbana
@ArbolCl

Nota: se autoriza la reproducción total o parcial de este artículo utilizando norma APA de la siguiente forma.

Del Pozo, S. 2016. Definición de Arboricultura Urbana.