25 feb. 2015

PRINCIPIOS DE LA ARBORICULTURA URBANA SUSTENTABLE

Es común ver en nuestras calles, en áreas verdes y en la vegetación urbana en general situaciones que llaman la atención porque los resultados observables indican que se ha hecho un daño, muchas veces irreparable, a los árboles urbanos, entre las cuales encontramos comúnmente intervenciones excesivas en la copa del árbol traducidas en desmoche, despunte, la "poda del alcalde". También encontramos árboles que en estado adulto alcanzan grandes dimensiones ubicados en lugares mas bien pequeños, los que no tendrán espacio para sus copas o suelo suficiente para que se expandan sus raíces. En ciudades con alta contaminación del aire encontramos abundantemente establecidos árboles urbanos alergénicos y/o de hoja caduca.

Podemos suponer que todas estas contradicciones son el resultado de la aplicación de principios y criterios incorrectos o de la ausencia de ellos.

Como un intento de aportar en la especificación de los principios que rigen la arboricultura urbana sustentable, es que presento a continuación 8 principios orientadores de esta importante actividad:

PRINCIPIOS 
DE LA 
ARBORICULTURA URBANA SUSTENTABLE
  1. Los múltiples beneficios que generan los árboles urbanos mejoran la calidad de vida de las personas y de las comunidades donde éstas se desarrollan.
  2. Todos los tipos y especies de árboles pueden ser establecidos en zonas urbanas, respetando sus características y preferencias.
  3. La utilización de especies nativas en arborización urbana contribuye a la  conservación de la biodiversidad y en particular aquellas con algún grado de vulnerabilidad.
  4. La arborización urbana es un aporte sustantivo en la lucha contra el cambio climático.
  5. Los árboles que presentan alguna singularidad (tamaño, forma, especie, historia, etc) deben ser preservados de todo tipo de riesgos o estrés.
  6. Para que la arborización urbana se desarrolle de forma adecuada se requiere cumplir con criterios de calidad en todo el ciclo de vida que determina la arboricultura urbana.
  7. La arborización urbana es una actividad interinstitucional en la que diversos organismos y la comunidad tienen un rol que cumplir
  8. La sustentabilidad urbana depende de establecer una adecuada ecuación entre número de habitantes, cantidad de árboles urbanos, cobertura de copas y superficie construida. 
Santiago JM Del Pozo Donoso

Los principios dan lugar a criterios y, a su vez los criterios dan lugar a decisiones; las decisiones dan lugar a acciones y las acciones dan lugar a resultados. Sin principios no hay criterios adecuados y las decisiones toman cualquier rumbo. Por este motivo invito a aportar en la construcción de estos principios, donde quizás falte alguno, otros se deban fusionar, sea necesario trabajar en su redacción, etc.

Para concluir señalar que estos principios fueron expuestos por primera vez en el "Foro de Arbolado Urbano y Monumental", organizado por la Secretaría del Ambiente del Distrito Metropolitano de Quito y el Jardín Botánico de Quito, que contó con el patrocinio de la Alcaldía de Quito, realizado el 9 de diciembre de 2014 en dicha ciudad. A continuación presento una foto de dicho evento realizado en el Jardín Botánico de Quito.

Expone Verónica Arias, Directora de la Secretaría del Ambiente de la Alcaldía de Quito. En la testera de izquierda a derecha: Sofía Paredes (Ecuador), Santiago JM Del Pozo Donoso (Chile) y Carlos Llanos (Colombia)
 





2 comentarios:

  1. Yo agregaría la DIMENSION HOLISTICA que incluye nuestra alma y relación interior con la naturaleza. Pensando rápidamente agregaría lo siguiente. 1. LA DIMENSION ESPIRITUAL DE LOS ARBOLES. En muchas culturas antiguas tenían árboles sagrados. Los mapuches el canelo. Los griegos el laurel, para los druidas el roble, etc. También está la tradición del Arbol del Conocimiento en culturas más filosóficas. Jesús es crucificado sobre madera, etc. Este simbolismo religioso, espiritual y filosófico, hace del árbol y de las especies vegetales en un sentido más amplio, un hermano en la escalera de ascensión de la conciencia hacia universos más trascendentes y también une la esfera material con la espiritual. Si recuperamos la idea de una conciencia compartida con la naturaleza, de seguro tendremos un mundo mejor. 2. LA DIMENSION DE SANACION DE LOS ARBOLES. Los árboles pueden sanar enfermedades físicas y emocionales y los chamanes y sabios de todos los pueblos los han ocupado. Si se eligen las especies correctas los árboles tanto por su poder energético como por su poder medicinal, son verdaderos laboratorios médicos, son doctores y a la vez psicólogos. Debe enseñarse a las personas como sanarse usando los árboles urbanos, especialmente los de los parques. Este rol maravilloso de los árboles debemos recuperarlo. 3. LA DIMENSION ARTISTICA DE LOS ARBOLES. Si los árboles se mueren, la belleza y poesía de las ciudades decae en fealdad. La belleza es tan necesaria para el ciudadano como el aire que respiramos. Sin árboles no hay frutos, no hay especies que aniden o se alimenten de ello. Disminuye la biodiversidad y la fecundidad que impacta en la conciencia para crear arte y belleza. La fealdad es fuente de los peores males y desgracias, porque el alma pierde la sensibilidad y la capacidad de expresar amor y delicadeza. Nos volvemos brutos y violentos sin arte. Los árboles son poesía, música, sonidos, cantos de aves, viento soplando y sonando por sus ramas, gotas de lluvias translucidas que cuelgan delicadamente antes de caer, es armonía y equilibrio que necesitamos urgentemente para no destruir nuestras ciudades. Los árboles encendidos de flores son tener un Renoir, un Van Gogh, un Velasquez, un Rugendas gratuitamente en el museo de la calle y el parque, libre para todos. 4. LA DIMENSION DEL CRECIMIENTO DEL HERMANO ARBOL. Cada niño debe plantar un árbol con sus padres o en el colegio. Y cada adulto debe plantar árboles antes de irse de la Tierra, para dejar un legado de trascendencia natural. Debemos enseñar a recoger semillas desde los árboles de parques y calles, y luego seguir todo el ciclo hasta que el árbol crezca, para transplantarlo más tarde al lugar definitivo. Que cada niño aprenda a crecer con su árbol, para que lo considere su hermano, su amigo, más tarde su médico, y finalmente el consejero de la vejez. El lazo con el árbol tiene que ser tan o más poderoso que con las mascotas que criamos en las casas. Si logramos que los niños y familias amen a los árboles como lo hacen con sus mascotas, seguramente se cuidará más a los árboles de las ciudades. CONCLUSION. Estas 4 dimensiones holísticas se requieren para enraizar los árboles no solo en el suelo físico de la Tierra, sino que para enraizarlos profundamente en el alma de la humanidad. Sin esto último, será difícil enraizar más árboles que perduren en las ciudades.

    ResponderEliminar
  2. Todos sus textos son interesantes. Los suelo compartir en mi página de Facebook "Parque Grande Labordeta" , que siguen muchas amistades interesadas en estos asuntos de arbolado urbano, parques y jardines. Muchas gracias por su trabajo.
    Un cordial saludo,

    Zaragoza, España

    ResponderEliminar

Todos sus comentarios son bienvenidos. Gracias por tu aporte